HOMENAJE POÉTICO A ALFREDO GÓMEZ GIL POR SU LIBRO GALOPE

Redacción de El Cantarano.

Cuatro amigos alicantinos amantes de la poesía que coinciden con Alfredo Gómez Gil en el Club de Regatas, decidieron ofrecerle un testimonio de su admiración y su amistad escogiendo o componiendo para él un poema en ocasión de la presentación de su última obra publicada: Galope.

A la espera de tener la oportunidad de leer directamente sus versos a nuestro insigne paisano, los transcribimos aquí, siguiendo las viejas tradiciones de las «coronas poéticas» dedicadas a los autores cuyos merecimientos lo requieren. El orden de aparición de los versos se corresponde con el orden alfabético de sus autores: Juan Miguel Asensi, Carmen Amérigo, Consuelo Jiménez de Cisneros y Francisco Mas-Magro.

A Alfredo Gómez Gil

Mezcla la noche
cantos de rana y grillo.
Ruinas y sombras.

JUAN MIGUEL ASENSI TORREGROSA

ABRID

ABRID a todo lo desconocido,
que las luces me iluminen y las sombras desaparezcan.
Brillando mi espíritu en el invierno.

ABRID esos brazos de par en par, para amar a lo extraño.
Dadle a la poesía todo lo permitido y que mi cuerpo se entregue rendido.

ABRID para sentir esa soledad,
escribid en la noche oscura y profunda, cuando todos los mortales duermen.
Virtud tiene la palabra escrita,
cuando el sonido completa la idea.
Poemas con diferentes caras, dislocadas y escalonadas,
abiertas a la mente que crece.

ABRID dejando paso a los pensamientos, tornados en seres vivos y latentes.
Suenan las melodías cadenciosas,
de tenues timbres silenciosos.
Voces melodiosas que arrullan sus sedosas y largas cabelleras,
que se diluyen en espacios hermosos.

CARMEN AMÉRIGO

PARA ALFREDO GÓMEZ GIL POR SU POEMARIO «GALOPE».

Al galope tu verso resonante
va a parar a la mar, que es su destino,
a ese mar nuestro árabe y latino
que nos viera crecer en Alicante.

Ese mar entre luces fulgurante
bajo un cielo tan claro y diamantino
que inspira el arte como el desatino
y que «ofrece sosiego y luz radiante».

Alfredo que has volado por los mapas
con la felicidad tersa de un niño
que aprende cada día lo que pasa.

Viajas por continentes donde atrapas
el saber y el amor, paz y cariño;
pero vuelves aquí, que esta es tu casa.

CONSUELO JIMÉNEZ DE CISNEROS

RESPETO A ALFREDO GOMEZ GIL 

 

Marché de Ulises barato
a recorrerme tendencias
y al regreso descubrí,
desde el borde de tu pecho
hasta mi suela y garganta
alerta y definitiva
mi afición asegurada. 

(Póliza) 

Como un ave gloriosa.  

Golondrina 

en vuelo circular y estridente. 

                              Silencioso viajante  

alado de inquieta solera. 

 

Libre verso herido 

                               que desnuda 

el trazo de la estrofa libre.  

                                            Voz 

cuyo acento emancipado es palabra  

de nervio rebelde.  

                              Y en el pensamiento, 

la utopía objetiva 

                            de tu subjetiva  

                                             existencia  

                                                               es, 

 aun en la distancia,                                       

                                 abrazo  

                                 caliente 

                                               y cierto. 

 

Tu condición de poeta 

                                     vibra  

en un silencio conmovido. 

                                              Vibras tú,  

exiliado peregrino,  

                               al fin, 

hombre de frente anclada   

                                           en este suelo 

                                           que te acoge. 

 

Vanguardia estremecida. 

Ventana de niebla, adiós esquivado 

en el bordado de la dulce bienvenida. 

Corazón tierno  

                         disimulado  

                                            a otros ojos: 

¡Quién te viera!,  

                           Alfredo,  

                                         cantor de nanas. 

                                                             

Arrullos de blando espasmo  

                                               de niñez  

jamás olvidada en tu rincón 

                                              de  hombre  

                                                                 bueno.  

Hombre bueno 

                          y amigo.  

Luz y camarada  

 de poetas. 

 

 

FRANCISCO MAS-MAGRO Y MAGRO

Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.