ECOS DEL GRANIZO. UN POEMA DE FRANCISCO MAS-MAGRO

ECOS DEL GRANIZO You Are My Sunshine

My only sunshine.

You make me happy

When skies are grey.…

(Jimmie Davis)

El granizo despertó en la noche con un ruido infernal de terremoto.

Y no era ese viento del norte

que un día derribó el delirio de mi vida,

nuestra, como el puñado de ilusiones y las hijas prometidas.

Y no era el viento del sur, seco y doloroso, con su Luna grande

y aquel lucero que nos guiñaba la luz en la noche de silencios.

Solamente la soledad se cruzó como temor aquella madrugada,

como en aquel vacío de arena

y de roca

y de mar,

y ese delirante camino que buscaba,

obstinado,

ir al norte.

Gritaba el meteoro su bronca celestial,

gruñía un espejismo doloroso

que descubrió,

pegado a tu piel caliente y amada,

que mi equipaje era un gran fardo de cartón con cuatro avíos,

los cuatro que mi vida me ha otorgado.

Y que tú eras mi sol, con sus rincones de sombras,

y recogías en tus ojos ese tiempo complacido.

Fíjate, amor, cómo tiemblo, temeroso, recluido en tus brazos,

como si fuera un solitario perdido en cualquier vida;

o como

en aquel tiempo de cartas arrugadas, orgullo de mis manos,

sobre un seco tapiz áspero y dorado.

Me sueño junto a tí temiendo ausente tu cuerpo.

Y me pego, y me pego suplicando: ¡No me dejes, que me muero!

Deshilachado el corazón entre melancólicos rosales,

sangre de memorias .

No me dejes,

con este sentir ahogado de vacío,

que los años son páginas leídas de la vida

Imposibles de pasar hacia el olvido.

El granizo despertó como ruido infernal de terremoto

y en la noche fue tu mano

mi afán bajo la almohada..

Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.