LA MUJER Y LA IGLESIA. CUATRO POEMAS DE MARCIANA MOLINA

Ilustración poesías Marciana Molina

Ofrecemos unos textos literarios reivindicativos del papel de la mujer en la Iglesia a cargo de Marciana Molina López, doctora en Sociología, sanitaria, teóloga, profesora de Religión de enseñanza media y profesora universitaria de Ética.

Recordando, recordando…

Pobres actores.

Por creerse dioses

dejan de ser dioses.

Alejandro Jodorowski

En Misa, los actores

en alto, en el escenario

con vestidos sagrados al lado de sagrario.

Solo varones.

Bajando los escalones,

muy atentas, las espectadoras,

casi todas mujeres son.

Adoradoras.

Recordando, recordando…

Me parece a mí

teatro griego.

Varones disfrazados actuando.

¿Será necesario aplaudir?

¿Es ésta la mesa del Señor?

Pablo diría: “No”.

Jesús haría un látigo y…

Mejor no seguir.

 

Tabla redonda

En la tabla redonda

de los hombres,

eminencias púrpuras,

se reparten ente ellos:

el poder, el pan, el dinero…

Ellos, los únicos, los primeros.

Un pan amasado

en artesa de mujer,

con nombre: Juana, Susana, María.

Un pan con aromas de mujer.

Un pan tierno y cubierto

con mantilla de blonda.

No me gusta la tabla redonda

con sitios para varones

donde no hay lugar abierto

para engalanada matrona.

 

Palabra de libertad

Donde tiembla mi voz,

el comienzo del poema.

Leopoldo María Panero

Y tú, Benedicto, bien me pareces

de las revistas del corazón:

modelos variados de sombreros,

¿cómo me pongo,

de frente o de espaldas?

La Misa, ¿mejor mirando al frente

o de cara a la pared?

Y ahora, lista de pecados,

los de los demás,

sociedad pecadora,

¡faltaría más!, uno es Santidad;

quito y pongo de aquí para allá.

¡Un poco de seriedad!

¡Algo más de caridad!

Jesús, sabio maestro, decía:

“Por vuestras obras os conocerán”.

Dejaos ya de tanta palabrería.

¡Algo más de caridad!

Nosotras seguimos en el ojo de huracán.

De ti, Sumo Pontífice de Roma,

no quiero palabrería que me adula

ni decretos que me anulan.

Quiero caridad que me encumbra.

Quiero el amor que me alumbra.

Quiero palabra nueva,

quiero palabra novedosa

de un Maestro que me traía

“buenas noticias” y mi vida vacía

de esperanza se llenaba.

Palabra que desbordaba

los límites de la libertad.

 

¡Roma! ¿Dónde tus profetas?

Jerusalén, Jerusalén, que matas a tus profetas y apedreas a los que se te envían!¡Cuántas veces he querido a tus hijos como la gallina reúne a sus polluelos debajo de sus alas, y tú no los has querido! Pues bien, vuestra casa se os quedará vacía. Y yo os digo que ya no me veréis hasta que llegue el tiempo en que digáis: “Bendito sea el que viene en nombre del Señor”.

Lucas, 13, 34-35

Roma, Roma,

Ciudad de la Cristiandad,

¿dónde olvidaste a tus profetas?

¿En qué lugar quedaron tiritando de frío?

Olas levantas sobre ellos, de tempestad.

Mis hijos has desperdigado al viento, veletas.

Mis hijas, rostro desconocido, huyen en río.

Roma, Roma,

mundano trono papal.

Te llamas Madre y… ni amiga.

Has plegado tus alas, ya no vuelas.

Tu hogar de pan, otrora justo y cabal,

hoy vacío, solo señoras de vieja liga.

Silencias, apartas, no me reconoces. ¡Helas!

¡Roma, Roma, siempre piramidal!

Textos extraídos del libro de Marciana Molina López Recuerdos elegantes para hoy. 2020. Ed. Punto rojo.

Ilustración: Archivo fotográfico de C.J. Cisneros

Este sitio utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Al navegar por este sitio web, aceptas el uso que hacemos de las cookies.